¿Necesitas ayuda?

Ducha y baño

Este tipo de cosmético es el más utilizado, sin embargo, la mayoría de las veces no reparamos en él ni consideramos detenidamente su elección. Es muy importante limpiar la piel sin dañarla, a la vez que ayudar a su regeneración y protección. Los mejores productos para ducha y baño proporcionan elasticidad, suavidad, un aroma irresistible y una confortable sensación de frescor. En Claudia di Paolo ponemos a su disposición los mejores consejos y una cuidada selección de geles de ducha y baño con los que conseguirá una piel sana, radiante ¡y envidiable!

Geles de ducha y baño: un imprescindible para el cuidado de la piel

Los cuidados de la piel del cuerpo deben empezar con la higiene diaria. Es importante elegir un gel que no dañe la barrera cutánea, para ello tiene que estar formulado con un pH lo más similar posible a la piel (5.5). Este producto corporal es el más utilizado y en el que la mayoría de las veces no reparamos ni consideramos detenidamente su elección. Es muy importante limpiar la piel sin dañarla, a la vez que ayudar a su regeneración y protección. Para muchas personas, la ducha es uno de los mejores momentos del día, por su carácter refrescante o relajante. El objetivo de los geles de baño y ducha no solo es limpiar, sino que también hidratar la piel. Esto es posible gracias a las pequeñas cantidades añadidas de aceites, como los de coco, de argán o de jojoba, que reponen los líquidos y las grasas de la piel. Los geles de baño y de ducha son recomendables, sobre todo, en el caso de pieles secas o sensibles. Además, contienen productos como aceites naturales que hidratan y mantienen la piel con las condiciones naturales óptimas, evitando su desgaste y envejecimiento prematuro. Las pieles con tendencia grasa pueden optar por un producto en gel específico o también pueden beneficiarse de la limpieza con jabones en pastilla. Ponemos a su disposición la gama más completa de los mejores geles de ducha y baño para el cuidado de la piel.

Aceite de baño o aceite de ducha: qué pueden hacer por su piel

El aceite de ducha tiene un objetivo claro: asegurarse de nutrir e hidratar el cuerpo en profundidad gracias a su fórmula con mantecas y aceites esenciales. Son productos muy cómodos que se aplican directamente sobre la piel mojada. Las fórmulas oleosas y los emolientes se transforman al contacto con el agua y muchas de ellas se convierten en leche o espuma, dando una sensación muy agradable bajo la ducha. Además, limpian y proporcionan un extra de hidratación a la vez. Gracias a su poder humectante, calman la piel sin tener que masajearla para que la absorción del producto se realice, por lo que son una opción perfecta incluso para las pieles más sensibles. Regeneran la piel al instante y disminuyen el enrojecimiento. Además, no engrasan en exceso y se aplican con mayor facilidad sobre la piel sin tener que masajear en exceso.

Gel de baño y gel de ducha: qué pueden hacer por su piel

Para empezar, es imprescindible identificar qué tipo de piel tiene para poder escoger el gel que mejor se adapte a sus necesidades. Por ejemplo, una piel seca y con tendencia a la descamación, recurrirá a un gel hidratante y nutritivo. En este caso, es conveniente utilizar productos que no contengan una cantidad excesiva de jabón, ya que puede ser más agresivo con la piel y eliminar la capa hidrolipídica que la recubre. Una piel grasa y con tendencia al acné necesitará de productos con fórmulas libres de grasas (oil-free) y no comedogénicos, para evitar la obstrucción de los poros. Una piel sensible recurrirá a productos calmantes y nutritivos. En este caso también son más adecuados los geles con menos perfumes y menos jabón, ya que con frecuencia estos ingredientes pueden provocar irritaciones y reacciones alérgicas. Los geles nutritivos e hidratantes cuentan con soluciones a base de aceites –como, por ejemplo, el aceite de coco– que no solo limpian la piel, sino que también la hidratan y actúan frente a las irritaciones. La pieles secas y sensibles deberían escoger geles que no hagan mucha espuma. Esto significa que no cuentan con mucha cantidad de detergente, siliconas y sustancias que pueden irritan este tipo de pieles. Cabe destacar que los productos que hacen mucha espuma no hidratarán ni limpiarán más, sino que harán que la piel se reseque. Los geles emolientes cuentan con fórmulas respetuosas, normalmente a base de aceite de oliva que se pueden utilizar a diario. Los geles para las pieles sensibles son muy respetuosos con la capa hidrolipídica de la piel: no contienen jabón y tienen un pH 5.5. para mantener la función biológica del manto ácido. Si la piel es delicada y sufre de alergias, debe seleccionar un gel para la piel sensible, hipoalergénico.

Cómo elegir el mejor aceite de ducha y el mejor gel de baño

En Claudia di Paolo podrá encontrar los mejores productos de baño. En este caso, por ejemplo, sería recomendable la crema sedosa de baño y ducha de EviDenS de Beauté que posee una textura de bálsamo sedosa que deja la piel suave al tacto. Hidrata intensamente la piel, evitando la sequedad, para ofrecer una suavidad sublime y un confort duradero.

Te recomendamos

Las marcas más populares