¿Necesitas ayuda?

Serum Facial

Estas potentes soluciones incorporan en sus fórmulas una mayor concentración de principios activos. Hidratantes, anti-edad, calmantes... Hoy en día, existe un sérum facial para cada necesidad. Mejoran profunda y rápidamente las deficiencias y desequilibrios en la piel, y potencian de manera notable los beneficios de otros productos cosméticos que se apliquen posteriormente. En Claudia di Paolo ponemos a su disposición los mejores consejos y una cuidada selección de sérums faciales con los que conseguirá una piel sana, radiante ¡y envidiable!

Sérum facial: imprescindible para lucir una piel perfecta

Más allá de los limpiadores, las mascarillas faciales y los exfoliantes, hay otros productos de belleza por los que deberíamos apostar para lucir una piel perfecta, como, por ejemplo, el sérum facial. Los sérums incorporan en sus fórmulas la mayor concentración de principios activos. Mejoran profunda y rápidamente las deficiencias y desequilibrios en la piel, y potencian de manera notable los beneficios de la crema. Deberían utilizarse a diario antes de la crema de día y/o de noche y después de la limpieza facial. Ponemos a su disposición la gama más completa de los mejores sérums para el cuidado de la piel.

Para qué sirve el sérum para la cara

El sérum para la cara contiene una concentración más alta de activos que otros cosméticos y potencia los beneficios de los tratamientos que se aplican posteriormente. Además, se absorben rápidamente, tienen una textura muy ligera y penetran con mucha facilidad en la piel. Están especialmente diseñados para favorecer la reparación celular de la piel mientras descansamos. Mientras que las cremas faciales regulares se asientan en la capa superior de la piel, el sérum facial proporciona una hidratación y regeneración a todas las capas restantes. Este producto actúa en las capas mas profundas y aporta todos los activos hidratantes, antioxidantes o reafirmantes que contenga su fórmula. Aplicar solo unas pocas gotas es suficiente para permitir que una composición altamente concentrada alcance y acceda a cada célula de la piel para mejorarla a corto y largo plazo. Su principal beneficio es su alta eficacia para combatir el envejecimiento prematuro de la piel. Pero lo mejor de este producto es que es capaz de potenciar los beneficios de tratamientos posteriores. Fortalece y repara la barrera natural de la piel para aumentar su capacidad de defenderse y protegerse. Los sueros no solo hidratan la piel, sino que también tienen otras funciones que varían según el producto que se escoja.

Tipos de sérums faciales

Siempre es necesario apostar por el producto que mejor se adapte a las necesidades de la piel. Hoy en día, hay un sérum perfecto para cada persona. Hasta hace poco, los sueros estaban destinados a pieles maduras por su capacidad a la hora de combatir los signos de la edad y minimizar las líneas de expresión y arrugas. Sin embargo, hoy en día su uso se ha extendido a todo tipo de pieles de todas las edades. Al igual que las cremas faciales, los sérums aportan múltiples beneficios a la piel, además de hidratarla. Según el tipo de suero, puede contar con una acción antiedad, reafirmante, antimanchas o efecto lifting. Cabe destacar que los sueros se pueden utilizar en todo tipo de pieles, tanto grasas como secas. En el caso de pieles muy secas y deshidratadas, les aporta esa hidratación extra que necesitan. Su fórmula es muy potente y esto es lo que lo convierte en un aliado muy poderoso para el cuidado de tu piel. El sérum hidratante, por ejemplo, ayuda a que la piel esté hidratada durante más tiempo. Es una opción perfecta para las pieles secas y sensibles. El sérum despigmentante sirve para reducir la hiperpigmentación y las manchas e igualar el tono de la piel. El sérum antiedad potencia el tratamiento antiedad, mejora las líneas de expresión y las arrugas, y ayuda a disminuir la flacidez. El sérum antiimperfecciones es un producto ideal para pieles con tendencia al acné. El sérum antioxidante con vitamina C protege la piel de la oxidación y la ilumina al instante.

Cómo aplicar el sérum facial

A la hora de aplicarlos, se debería utilizar una cantidad pequeña de producto y extenderla por todo el rostro con las yemas de los dedos. Se recomienda esperar unos segundos o minutos para que el producto se absorba bien y, a continuación, aplicar el contorno de ojos y labios, y la crema hidratante habitual. Podríamos decir que, mientras que las cremas faciales actúan en la capa superior de la piel, es decir en la epidermis, los sueros penetran hasta la dermis y se encargan de repararla e hidratarla en profundidad. El sérum facial es, por lo tanto, una base ideal para complementar la acción de las cremas de día y de noche, ya que potencia los efectos de estos tratamientos y otros productos que se apliquen posteriormente. Eso sí, cabe destacar que este producto ha sido formulado para ser utilizado como complemento a una crema hidratante y no como un sustituto.

Cómo elegir el mejor sérum facial

El momento de aplicar el sérum es después de la limpieza facial y antes de la crema hidratante, para que el rostro absorba todos sus ingredientes. Hoy en día, hay muchos tipos de sérums y siempre hay que escoger el que mejor se adapte a las necesidades de la piel. En este caso, por ejemplo, recomendaríamos el sérum concentrado corrector de imperfecciones de EviDenS de Beauté que purifica y elimina todo tipo de imperfecciones y es una solución perfecta para pieles mixtas y grasas con tendencia al acné, ya que atenúa rojeces e inflamaciones, minimiza el poro y afina la textura de la piel, previniendo la aparición de nuevas imperfecciones.

Te recomendamos

Las marcas más populares