¿Necesitas ayuda?

Piel Grasa

La piel grasa tiene un importante componente genético y es en la adolescencia, debido al incremento de la actividad glandular, donde mas frecuentemente encontramos esta tipología de piel, aunque es importante reseñar que no es exclusivo de la edad. Este tipo de piel presenta un exceso de lípido generalizado, poros dilatados y brillos. Suele ser gruesa y puede presentar granitos, erupciones e inflamaciones. En Claudia di Paolo ponemos a su disposición los mejores consejos y una cuidada selección de productos para la piel grasa con los que lucirá una tez sana, radiante ¡y envidiable!

Filtros activos

Todo lo que tiene que saber sobre la piel grasa

La piel grasa o seborrea es un exceso de sebo que suele mostrarse en forma de zonas brillantes sobre las áreas centrales del rostro, especialmente en la zona T. Los poros de la piel se dilatan, los puntos negros son más visibles y aparecen los temidos brillos. De hecho, uno de los principales síntomas de la piel grasa es el brillo en la piel del rostro, pero no es el único. Este tipo de piel también se caracteriza por una sensación de una piel sucia, granitos, puntos negros, poros dilatados… La mayoría de las personas han tenido la piel grasa en algún momento de su vida debido a la sobreproducción de sebo. Para tratar este tipo de piel, es imprescindible recurrir a productos adecuados, para evitar los puntos negros, los poros dilatados y otras imperfecciones. Ponemos a su disposición la gama más completa de los mejores productos para el cuidado de la piel grasa.

A qué se debe la piel grasa

En las pieles grasas existe una hiperfunción de la glándula sebácea que produce un exceso de sebo. Además de los cambios hormonales propios de la adolescencia, del embarazo o la menopausia, hay otros factores que favorecen la secreción de sebo, principalmente debido a la herencia o al medio ambiente. Mucha gente simplemente nace con tendencia a producir más sebo. Además, hay ciertos agentes que agravan este problema, como el calor (la piel, en general, suele ser más grasa en los meses veraniegos) o la humedad. Hay ciertos alimentos que pueden agravar este problema. Por eso, siempre se recomienda seguir una dieta equilibrada con alimentos naturales, algo que es beneficioso no solo para la piel, sino también para la salud general. Cabe destacar que una piel grasa no es necesariamente sinónimo de acné, pero favorece su aparición. Este problema se origina cuando las glándulas sebáceas de la piel trabajan en exceso y producen demasiado sebo. Pero la buena noticia es que, al contrario que con la piel grasa, este tipo de piel suele tener menos arrugas y líneas de expresión (y estas son mucho menos visibles). Es necesario recordar que ele acné puede aparecer a cualquier edad, aunque es más frecuente en la adolescencia, asociado al cambio hormonal en esta etapa. También es frecuente en adultos jóvenes, persistiendo sobre todo en mujeres hasta los 30-40 años.

Las mejores cremas y tratamientos para la piel grasa

Para que la piel grasa siempre luzca bonita, es imprescindible limpiarla día y noche con un producto adecuado. Es importante evitar usar ingredientes muy irritantes o abrasivos, ya que pueden agravar el problema. Además, cabe destacar que una piel hidratada no es sinónimo de piel grasa y este tipo de piel también necesita hidratación. Eso sí, una crema hidratante para la piel grasa será muy diferente que la que utilizará una persona con la piel seca. En general, podríamos decir que los productos perfectos para piel grasa no contienen aceites, y cuentan con ingredientes que no son comedogénicas, es decir no taponan los poros. Además, son astringentes para disminuir el exceso de grasa. A veces se añaden talco o caolín que absorben la grasa y disminuyen el brillo de la cara.

Piel grasa deshidratada

Cualquier piel puede deshidratarse, incluso la piel grasa. Al haber perdido la hidratación, se trata de una alteración de la barrera cutánea que puede ocurrir en cualquier tipo de piel. La piel puede tener exceso de grasa y estar deshidratada, por ello es crucial realizar una correcta limpieza facial, seguida de una hidratación. Para cuidar la piel grasa deshidratada, es necesario apostar por cosméticos de texturas fluidas que cuenten con activos hidratantes que eviten la pérdida de agua y ayuden a hidratar la piel, pero sin obstruir los poros y aportar grasa a la piel, como el ácido hialurónico, por ejemplo. Estos productos, además de hidratar la piel, cuentan con una acción seborreguladora y matificante, y ayudan a prevenir la proliferación de las bacterias causantes del acné.

Cómo encontrar los mejores tratamientos y productos para la piel grasa

Hay que recordar que la piel produce grasa de forma natural para combatir la sequedad y hacer frente a los agentes externos, pero cuando lo hace en exceso, desencadena en un aspecto más brillante. Además, es más propensa a tener acné, puntos negros, espinillas, poros abiertos y brillos. Por eso, siempre hay que cuidarla con los productos adecuados. En Claudia di Paolo encontrará todo lo que necesita para este tipo de piel. En este caso, sería recomendable, por ejemplo, el peeling Hyalogy P-effect de Forlle’d: la fórmula de esta loción a base de ácido láctico, frutal y lactobacilus proporciona unos increíbles efectos bioestimulantes y una acción exfoliante gradual. También recomendaríamos el gel peeling nueva piel de EviDenS de Beauté, una solución exfoliante biológica de alta eficacia para pieles sensibles que elimina suavemente células muertas, partículas contaminantes y otras impurezas de la superficie de la piel, dejándola fresca y sedosa.

Te recomendamos

Las marcas más populares