¿Necesitas ayuda?

Cabello fino

El cabello fino es el más delicado de todos y es necesario tratarlo con extremo cuidado. Debido a su delicada textura, es muy frágil y suele romperse con más. La falta de densidad y cuerpo es muy común en este tipo de cabellos, así como el miedo que presentan sus poseedoras a la hora de aplicar productos que puedan ensuciar o aportarle peso a la melena. En Claudia di Paolo ponemos a su disposición una cuidada selección de los mejores productos capilares para el cabello fino con los que conseguirá una melena sana, fuerte ¡y envidiable!

Qué es un cabello fino

Tener el pelo fino no significa tener poco pelo. De hecho, lo que ocurre es que, en comparación con el cabello de grosor normal, el pelo fino es aproximadamente 2 mm más delgado. Esto influye en el volumen. Éste presenta menos densidad y, por lo tanto, se ve más lacio. Suele ensuciarse con más frecuencia y esto genera un problema añadido. El cabello fino posee algunas particularidades: es plano, frágil, no tolera cualquier champú y es más difícil de peinar. Puede deberse a la genética, pero también a un déficit de vitaminas y minerales. También puede ser causado por otros factores, como el uso demasiado frecuente de un secador o una plancha, una deficiente microcirculación sanguínea a nivel del cuero cabelludo o el envejecimiento capilar. Todos los tipos de cabello pueden ser finos, ¡incluso el pelo rizado! De hecho, es algo bastante habitual, pero, al tener más cuerpo que el pelo liso, en este caso se crea una sensación óptica de volumen. Este tipo de cabello debería cuidarse con voluminizadores, mascarillas y acondicionadores específicos. Ponemos a su disposición la gama más completa de los mejores productos para el pelo fino.

Cómo dar volumen a un pelo fino

Hay trucos con los que es posible aportarle un extra de volumen a un pelo fino. Por ejemplo, es recomendable masajearlo antes de lavarlo: el masaje capilar antes del lavado estimula el flujo sanguíneo. A la hora de lavarlo, es mejor apostar por shampoos que contengan ingredientes voluminizadores. Además, las proteínas como la queratina o los aminoácidos de seda fortalecen y dan cuerpo al cabello fino. La tendencia a enredarse es natural en este tipo de pelo. Es imprescindible desenredarlo con cuidado, sin romperlo. El pelo fino es muy delicado y necesitará un peine de púas anchas.

¿Cabello fino o caída capilar?

Hay que tener en cuenta que la aparición brusca y repentina de cabello fino puede ser uno de los síntomas de la caída del cabello. Es algo normal siempre y cuando no dure más de unos tres meses. Esta caída que se produce, sobre todo, en otoño y primavera, es algo natural. El cabello sigue unos ciclos de caída y regeneración que pueden coincidir con las estaciones del año. Si un día normal se pierden entre 100 y 150 cabellos, en periodos de caída estacional se pueden llegar a perder hasta 1000 pelos diarios. Cabe destacar que la vida de cada uno de nuestros cabellos es de dos a seis años, dividiéndose esta en tres fases: anágena (crecimiento), catágena (estancamiento) y telógena (caída). En esta última fase se cae el cabello. Cabe destacar que cuando este proceso se produce en el cabello que ya de por sí es bastante fino, no hace más que potenciar su finura y fragilidad.

Cómo cuidar el pelo fino

El cabello fino tiende a caerse con mayor facilidad, parece mas débil, se suele enredar más y tiene poco volumen. Por ello, requiere una serie de cuidados específicos y algunas recomendaciones especiales, para conseguir un efecto de engrosamiento o de mayor volumen. Para empezar, este tipo de cabello necesita productos que, además de cuidarlo y engrosar la fibra, no le aporten peso. A la hora de lavar, es preferible espaciar el uso de champús con siliconas, ya que actúan como una barrera protectora, pero aportan peso y lo comprimen. La temperatura del lavado no puede ser demasiado alta, ya que esto solo consigue irritar el cuero cabelludo y estimular las glándulas sebáceas para que produzcan más grasa. Lo mejor es usar los shampoos con agua tibia. El último lavado se puede realizar con agua fría. Ayudará a cerrar la cutícula del pelo y evitará tanta creación de grasa (es recomendable, sobre todo, si el cabello es fino y graso). Para evitar el exceso de sebo, es recomendable exfoliar el cuero cabelludo una vez a la semana. Muchas personas que tienen el pelo fino no utilizan acondicionadores y mascarillas porque creen que su pelo se va a apelmazar. ¡Error! Todo depende del producto. De hecho, los acondicionadores son necesarios también para el cabello fino, ya que desenredan el cabello. Lo mismo ocurre con las mascarillas, ¡solo hay que escoger el producto adecuado!

Los mejores productos para el pelo fino y sin volumen

Entre los productos de peinado que también se pueden utilizar a la hora de dar volumen al pelo fino destacan los polvos voluminizadores que tienen efecto inmediato. Solo hay que esparcirlos y crear el volumen deseado, moviendo la raíz con los dedos ligeramente. Eso sí, hay que tener cuidado con utilizar un exceso de producto o recurrir a productos de fijación pesados que aporten más peso al pelo. También se puede recurrir a champús en seco: son productos que absorben la grasa, dan textura y volumen. El cabello fino se ve con más vida después de dar cuerpo a la zona de las raíces. Eso sí, no se debe abusar de estos productos, ya que no sustituyen al lavado frecuente, sino que lo espacian. Además, no se debería huir de tratamientos nutritivos por miedo a que apelmacen la melena. Simplemente hay que elegir cuidados especialmente formulados para estos cabellos. Nuestra recomendación en este caso sería, por ejemplo, el champú con algas de Leonor Greyl que aporta vigor, volumen y cuerpo a los cabellos finos y con falta de textura, y el polvo de pigmento oscuro de SACHAJUAN que crea volumen y estructura, elimina residuos y resfresca el cabello entre lavados.

Te recomendamos

Las marcas más populares