¿Necesitas ayuda?

Cabello Coloreado

El cabello coloreado ha pasado por un proceso químico para el cambio del color. Al teñir el cabello, las cutículas se abren para que el tinte penetre en la corteza (es donde se efectúa el cambio de color). Por eso, uso de productos específicos que reparen y sellen de nuevo la fibra capilar es imprescindible para mantener una textura de cabello natural y conservar un color vivo y brillante durante más tiempo. En Claudia di Paolo ponemos a su disposición una cuidada selección de los mejores productos capilares para el cabello teñido con los que conseguirá una melena sana, fuerte ¡y envidiable!

Pelo teñido: qué pasa con el cabello cuando lo teñimos

Muchas mujeres utilizan tintes para modificar el color de su pelo, ya que este aspecto forma parte de su imagen. ¿Pero qué pasa con el cabello cuando lo teñimos? Para modificar el color del cabello, deben alcanzar la capa intermedia del pelo (córtex), donde se localizan los pigmentos que proporcionan el color natural. El hecho de teñir el pelo es un proceso que suele resecarlo y, con el tiempo, puede llegar a castigarlo un poco. Todo depende de los cuidados posteriores y del tipo de tinte. Cabe destacar que existen diferentes tipos de tintes. Los naturales (pueden ser incluso vegetales, como la henna) no alteran la estructura capilar, pero el color adquirido se va perdiendo con cada lavado. Los tintes químicos se mantienen intactos durante más tiempo, pero alteran la estructura capilar. Uno de los principales problemas de algunos tintes es que llevan sustancias químicas que resultan muy agresivas para la estructura del cabello y pueden debilitarlo, como el amoníaco (se suele utilizar para decolorar el pelo). El uso de productos específicos que reparen y sellen de nuevo la fibra capilar es imprescindible para mantener una textura de cabello natural y conservar un color vivo y brillante por más tiempo. Ponemos a su disposición la gama más completa de los mejores productos para el pelo teñido.

Los mejores cuidados para el pelo teñido

Cuando una persona se tiñe, necesita cambiar algunos hábitos y uno de ellos es mantener la hidratación y nutrición del cabello para que éste permanezca sano y fuerte. Los tintes y la decoloración castigan mucho el pelo y requieren un extra de cuidado. Si el cabello teñido no se cuida debidamente, puede volverse más seco, áspero, sin brillo y quebradizo (y, además, puede perder el color antes). El pelo coloreado presenta más sensibilidad ante agentes externos: el sol, el cloro, la contaminación… Además, es más quebradizo y propenso a la rotura. Con el tiempo, pierde luminosidad y brillo. No es lo mismo elegir un tinte que una decoloración. Con esta última el cabello sufre más. En las mechas se emplean productos decolorantes y esto hace que el cabello se reseque más.

Los mejores champús, mascarillas y acondicionadores para el cabello teñido

El cabello teñido requiere de un cuidado especializado para que mantenga la luminosidad, la suavidad y el color intacto, y éste empieza por apostar por un champú adecuado. Es necesario recurrir a un champú específico para cabellos teñidos (los rubios, por ejemplo, necesitarán un champú azul o violeta para matizar los mechones amarillos y naranjas). Estos productos, en general, contienen fórmulas suaves que nutren la fibra y reducen la oxidación del color, mientras fijan los pigmentos. Eso sí, después del proceso de teñido, es recomendable esperar por lo menos 24 horas antes de lavarse el cabello. El champú específico para el cabello teñido lo nutrirá en profundidad, pero también mantendrá el color del tinte. En este caso, es recomendable espaciar el uso de los champús sin sulfatos ni siliconas. Estos pueden resecar el pelo y arrastrar el pigmento de color, lo que significa que pueden hacer que el cabello pierda luminosidad. También es imprescindible apostar por un acondicionador hidratante y por una mascarilla que nutra el cabello. Estos productos de acondicionamiento intenso son ideales para ayudar a combatir el daño causado por los tintes, ya que mantienen el cabello nutrido e hidratado. Su formulación y su alta concentración de activos hacen que penetren en el interior de la cutícula y reparen los daños, ya sean químicos o cronológicos. Para potenciar los efectos de la mascarilla, se puede aplicar calor sobre el cabello. Un truco muy sencillo es aplicar el producto y envolver el pelo con una toalla caliente y aplicar un poco de calor con el secador. De esta forma, sus ingredientes penetrarán mejor en la fibra capilar. A la hora de lavar el cabello, hay que recordar que el hecho de aclararlo con agua muy caliente puede hacer que el color desvanezca más rápido. Al final del lavado, se recomienda aplicar un sérum hidratante y regenerador. Cabe destacar que el cabello teñido es mucho más sensible a las herramientas de calor como planchas, rizadores y secadores. Estos pueden afectar su color y su apariencia (la fibra capilar sufre más al estar tratada con productos químicos). Es recomendable espaciar su uso y aplicarse productos específicos que protejan el cabello del calor. Por si fuera poco, el pelo teñido también es sensible al cloro de la piscina. Este puede provocar que el cabello se deshidrate y que vaya perdiendo el color. Además, hay que tener en cuenta otro factor: el tipo de cabello. Si es más fino o más grueso requerirá unos cuidados u otros.

Los mejores productos para el pelo teñido

El cabello teñido requiere mucha atención al estar sensibilizado por la coloración. Es necesario recurrir a un champú y a una mascarilla para cabellos teñidos que protejan y preserven mejor el color, suavicen el pelo y le aporten un extra de hidratación. En este caso, nuestra recomendación sería, por ejemplo, el champú protector de color de Shu Uemura, enriquecido con aceite de rosa mosqueta y lípidos que fijan el color y preservan el brillo por más tiempo, y con la mascarilla ultrahidratante de I.C.O.N. que sella y rellena los depósitos de hidratación del cabello mejorando su textura y tacto desde la primera aplicación.

Te recomendamos

Las marcas más populares